Propóleos: Propiedades curativas

Compártelo! ...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Facebook
Facebook

Propóleos: Propiedades curativas

El propóleos está elaborado por las abejas quienes lo utilizan para tapar las fisuras que se producen en sus colmenas. Es de color pardo, olor dulce y sabor agrio. Tiene una larga historia de uso medicinal, que data desde 350 AC, la época de Aristóteles.

¿Propóleo que es?

Es una sustancia resinosa que las abejas recogen de los árboles, trasladan a la colmena y reelaboran con el agregado de otros elementos. El propóleos es utilizado desde hace miles de años, tanto en la alimentación humana como en el arte de curar.

Los griegos lo han utilizado para los abscesos, los asirios para curar heridas y tumores y los egipcios para la momificación. Su mayor uso se produjo durante la Segunda Guerra Mundial para el tratamiento de heridas y también como cicatrizante.

Propiedades del propóleos

Las propiedades fundamentales con respecto a su actividad biológica son:

  • Antioxidante
  • Antibacteriana
  • Antifúngica
  • Antiviral
  • Fitoinhibidora
  • Inmunomoduladora
  • Analgésica y anestésica
  • Cicatrizante
  • Hipotensora
  • Regeneradora de tejidos

Beneficios del propóleos

Antibiótico natural

La propiedad más destacada del propóleos es la antibacteriana ya que varios de sus componentes tienen acción bactericida (matan a las bacterias)  y/o bacteriostático (impiden el desarrollo de las bacterias).

Actividad fagocitaria

Otro de los beneficios del propóleos frente a los antibióticos es que mientras estos tienen un efecto específico, tal es la desaparición de las bacterias, el propóleos agrega a ello que incrementa la permeabilidad en las áreas afectadas y junto a esta mayor flujo de sangre que  permite la llegada de las defensas del organismo, aumenta la actividad fagocitaria. Es decir,  los glóbulos blancos se encuentran más activos, destruyendo las bacterias, “limpiando” la zona en menor tiempo.

Ausencia de bacterias resistentes

El otro gran beneficio del propóleos, es la ausencia de resistencia de las bacterias. Una generación de bacterias pasa aproximadamente en 20 minutos. Estadísticamente y por una cuestión genética, siempre habrá un porcentaje que son resistentes. Estas sobreviven al antibiótico, y al no tener la competencia de sus hermanas no resistentes, se desarrollan con facilidad; creando una generación (y las subsiguientes) totalmente resistentes al antibiótico que se usó. ¿Qué se consiguió? Eliminar a las débiles, hacer una selección de bacterias que nos perjudica; y ante la inminente recaída del proceso, hacer inútil el antibiótico.

Por otro lado, en mayor o menor grado, los antibióticos disminuyen las defensas naturales del organismo. No es difícil entenderlo, ya que al “prestar” defensas el antibiótico, estas no son generadas por el propio organismo, el cual queda más susceptible a cualquier tipo de infecciones; ya sean reinfecciones o infecciones sobreagregadas, y algunas veces de bacterias oportunistas. Esto es conveniente sólo para el circuito comercial, ya que el enfermo volverá reiteradamente a consumir los productos que cree que son la única solución, cuando la realidad es que en gran parte son generadores del problema.

Inmunomodulador

Se dijo que el propóleos estimula la actividad fagocitaria; a veces eso sólo es suficiente para eliminar a aquellas bacterias resistentes, evitar la reinfección y cortar el círculo vicioso. Pero, si ello no fuera suficiente, está la otra propiedad que es la de estimular la inmunogénesis.

Al levantar las defensas del organismo, y ser éste el que en forma natural elimina la infección, no existe posibilidad alguna de resistencia ni de reinfección a corto plazo. Importantísimo en este caso es considerar que las defensas del organismo ante determinado agente patógeno, son guardadas en “memoria” durante muchísimo tiempo (toda la vida en algunos casos).

Si nuevamente se registrara un contacto en el futuro con alguna bacteria que ya está en memoria, esta se activa, los anticuerpos se producen y no se llega a afectar el estado de salud. El  organismo mantiene una inmunidad natural durante mucho tiempo; pero esto es sólo cuando se lo ha dejado actuar o se lo ha ayudado. Nunca cuando se lo deprime, por ejemplo  con antibióticos.

Analgésico y anestésico

Las propiedades analgésicas y anestésicas, íntimamente relacionadas, estarían mediadas por  la formación de un grupo benzoilo, éster del ácido hidroxibenzoico. También hay que reconocer una ingerencia muy grande en el hecho de que estabiliza el impulso nervioso;  aislando el nervio, al igual que el complejo vitamínico B, con lo que los dolores de todo tipo son menos notables. Como anestésico local, incluso en veterinaria, se lo reconoce con una  potencia mayor que los usados comúnmente, y sin los efectos colaterales de éstos. Es 5,2 veces más potente que la novocaína y 3,9 veces más que la cocaína.

Cicatrizante de úlceras y quemaduras

La mayoría de los trabajos que se conocen están enfocados a la cicatrización de úlceras tróficas, de origen circulatorio y a las quemaduras. En caso de las úlceras varicosas sobre todo, se ha mostrado en muchos casos como el único tratamiento eficiente, lográndose reducciones  y hasta cicatrizaciones totales en úlceras de más de una década de evolución; que habían sido  resistentes a los tratamientos convencionales.

En el caso de las quemaduras, sean estas profundas o superficiales con grandes áreas;  principalmente cumple una función previa al tratamiento, cual es la desinfección de dichas  áreas. Es de recordar que una de las complicaciones más frecuentes de las grandes quemaduras, es la infección en las zonas que ya no existe piel.

Por otro lado, al ser el propóleos una resina, cubre el área afectada, aislándola de la  contaminación externa. Todavía falta agregarle a ello el efecto del cual se habla: La  cicatrización.

Incluso, aplicándolo en áreas sanas, de donde se saca la piel para injertos, se consigue una  excelente epitelización de las áreas donantes, ésta es más rápida y la nueva piel que crece, es de extraordinaria calidad.

En el caso de las quemaduras domésticas, leves; el propóleos aplicado en forma inmediata, no  sólo calma rápidamente el dolor, sino que también evita la formación de ampollas. En  quemaduras que sobrepasen este nivel casero, se impone el tratamiento aún con propóleos, por parte del  médico.

Resulta también un aliado fundamental en el tratamiento del acné, la urticaria, el herpes, hemorroides, la formación de abscesos y dolencias de la piel. Ayuda a combatir afecciones como la otitis, faringitis, sinusitis, infecciones urinarias, y periodontitis. Además, estimula las defensas del organismo.

Propóleo puro

Aplicaciones curativas con propóleos puro

  • Se comercializa envasado como tintura, extracto para tomar propóleo en gotas, jarabe, comprimidos, caramelos, supositorios, óvulos, cremas o utilizado en cosméticos y otros productos farmacéuticos. Es importante que sea almacenado en un lugar fresco y seco y en recipientes muy bien cerrados.
  • Parra la limpieza de las heridas y para el herpes genital, se usa para el tratamiento de las quemaduras leves.
  • Como un enjuague bucal después de una cirugía de la boca: Se usa una solución que contiene propóleos, agua y alcohol.
  • Para un brote de herpes: Se aplica una pomada de 3% de propóleos 4 veces al día.

Usos del propóleos natural como remedio

Para la úlcera bucal: Realizar gargarismos con el contenido de 1 cucharadita de tintura de propóleos en un vaso de agua.

Para el dolor de muelas: Mojar una bolita de algodón con tintura de propóleos y colocarlo sobre el diente afectado. El dolor desaparecerá, a los veinte minutos.

Para las infecciones de la garganta: realizar gargarismos con el contenido de 2 cucharaditas de propóleos en un vaso de agua.

En cosmética natural

También se utiliza el propóleos para la elaboración de cremas de belleza (cremas de noche, leches desmaquilladoras, leches corporales y preparados antiarrugas), desodorantes, debido a sus propiedades medicinales para la piel, y en lociones para el afeitado, se emplea por tener propiedades antisépticas y anestésicas.

Composición química

La composición química del propóleos es bastante compleja y depende de la fuente vegetal. Básicamente se compone de un 50-55% de resinas y bálsamos, 30-40% de cera de abeja, 5-10% de aceites esenciales o volátiles, 5% de polen y 5% de materiales diversos (orgánico y minerales). Se han identificado más de 250 compuestos de los cuales un 50% son flavonoides y compuestos fenólicos, a los cuales se les atribuye acción farmacológica.

Contraindicaciones

  • La alergia es uno de ellos. Aunque es muy suave y se representa con pequeños “sarpullidos” en la piel. Con dejar de consumir el propóleos, estas “ronchitas” desaparecen en pocos minutos. Sin embargo, si es alérgica no lo consuma.
  • La otra contraindicación: su consumo en exceso por vía oral puede acarrear problemas diarreicos.
  • Algunos expertos creen que algunas sustancias en el propóleos pueden empeorar el asma. Evite su uso, si padece de asma.

Toxicidad de los propóleos

En la amplia literatura mundial, hasta el presente estudiada por nosotros, no se encuentran datos de toxicidad provocada por propóleos, a pesar de que muchos autores emplearon dosis relativamente altas para su aplicación.

Compártelo! ...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Facebook
Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Claudia L. Di Paola como responsable de esta web. La finalidad de la recogida de estos datos se realiza solamente para responder a tu comentario. Estos datos estarán almacenados en los servidores de Banahosting. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a info @ remediosconhierbas.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en mi política de privacidad.