Lavanda: Propiedades medicinales

propiedades medicinales y usos de la lavanda

Flor de Lavanda

La lavanda es una planta medicinal originaria de la cuenca mediterránea. Las flores de lavanda son de color lila o violáceo y se agrupan en espigas muy aromáticas que proporciona un olor característico. Existen más de 400 variedades de lavanda (Lavandula spp.) disponibles. Su nombre científico Lavandula officinalis, Lavandula angustifolia P. Miller, Lavandula spica, Lavandula vera. Nombre vulgar Alhucema, otros nombres Espliego.

Si bien es nativa de la región mediterránea, su uso se extendió rápidamente por toda Europa y también América. La lavanda es un subarbusto aromático y se cultiva con frecuencia en huertos, también jardines con lavanda y crece de forma espontánea en el campo.

No se debe confundir con el híbrido, lavandín o Lavándula xintermedia, que produce una aceite esencial con características terapéuticas menos deseables. Debido a que las lavandas se han cultivado durante mucho tiempo a lo largo de la historia, hay muchos jardines con lavanda, estas lavandas de jardín son en su mayoría híbridas o sea lavándula y su identificación es a menudo muy difícil.

Partes utilizadas: La flor de lavanda o sumidad florida (Lavandulae flos). Hojas y el aceite esencial (Lavandulae aetheroleum).

Principios activos: un aceite volátil compuesto de acetato de linalino, y una hidroxicumarina, taninos, saponinas y heterósidos. El componente principal es el aceite esencial de lavanda, que contiene alcoholes terpénicos y otras muchas sustancias responsables de sus propiedades relajantes del sistema nervioso central, hipotensoras, antisépticas y cicatrizantes.

Usos de la lavanda en la medicina tradicional

La lavanda ha jugado un papel significativo en el uso de la medicina tradicional. Se ha utilizado a lo largo de la historia como un remedio popular y entre sus muchas aplicaciones, para aliviar la fatiga, los cólicos, el reumatismo, aliviar problemas menstruales, problemas del sistema nervioso, y para calmar el espíritu. En el uso histórico del aceite esencial de la lavanda ha proporcionado múltiples aplicaciones tanto para los síntomas físicos y los psicológicos.

Los médicos griegos, Dioscórides y Galeno, y el médico romano, Plinio el Viejo, hacían mención de la lavanda en sus obras. Dioscórides recomendaba lavanda para dolores en el tórax. Plinio pensaba que la lavanda ayudaba con los síntomas menstruales, dolores de estómago y trastornos renales. La lavanda se utilizó como antiséptico en los antiguos medicamentos árabes, griegos y romanos. Su nombre proviene del latín lavare, para lavar, probablemente en referencia a su uso como aditivo para el baño para la purificación del cuerpo y del espíritu.

Los romanos también usaban la lavanda en la preparación para el parto. Una partera podría trazar una cruz hecha de las hojas machacadas de lavanda seca sobre brasas que llenaban la habitación con la fragancia de lavanda calmante.

Tiene una larga historia como hierba perfumada, como agua de lavanda, se ha utilizado durante muchos siglos como repelente de insectos para personas y animales. Muy  conocida en el campo de la cosmética, ya su extracto se utilizaba en numerosos productos de perfumería, como colonia de lavanda, jabón de lavanda, aceites de masajes, sahumerios.

El agua de colonia de lavanda fue uno de los primeros perfumes ingleses. En la era isabelina, bolsitas de lavanda eran cosidos en las faldas de las damas, para perfumar la ropa, y disuadir a las polillas. Para mejorar el sabor de los alimentos, así como un preservativo de la comida hierbas y tés. El aceite de lavanda se utiliza como un componente de sabor en los productos alimenticios, incluyendo bebidas (alcohólicas y no alcohólicas), vinagres aromáticos, productos horneados, dulces, postres lácteos congelados, gelatinas y flanes.

Aplicado externamente, los beneficios del aceite de lavanda se usa para aliviar el dolor de muelas, esguinces, reumatismo, y para el tratamiento de quemaduras.

Propiedades de la lavanda

Los usos de la lavanda son beneficiosos como tranquilizante, relajante, agente antibacteriano, inmuno-estimulante, y equilibrador de las hormonas. También los beneficios del aceite esencial de lavanda son regeneradores de la piel y es muy eficaz en las quemaduras de sol.  Reduce la irritabilidad y la ansiedad, estimula el sueño y la relajación, y ayuda a aliviar los dolores de cabeza.

Propiedades sedantes y relajantes

La lavanda ha demostrado tener efectos de relajación leve. La aromaterapia con aceite de lavanda (Lavandula angustifolia) promueve la relajación mental y la investigación ha demostrado sus efectos sedantes, ansiolíticos, antidepresivos.

El aceite esencial de lavanda colocado sobre la almohada, té de lavanda o leche caliente cargada de lavanda todas las noches, incluso una planta de lavanda en una maceta puede ser de beneficio para calmar el sistema nervioso. El olor a lavanda (Lavandula angustifolia) mejora la relajación, la atención, el estado de ánimo.

El aceite esencial de lavanda se ha encontrado eficaz en el tratamiento del trastorno de ansiedad generalizada y la hierba se ha utilizado para aliviar los síntomas de otros trastornos nerviosos relacionados con el estrés también. Se puede utilizar de forma segura por bebés y ancianos. La lavanda es eficaz en el aumento del sueño y la reducción de síntomas de cólicos en los bebés, y puede ayudar a reducir la agitación de pacientes con demencia severa. En varios estudios clínicos se ha valorado el efecto de los usos de la lavanda sobre las alteraciones del comportamiento asociados a demencia senil.

La lavanda es ideal para niños irritables
Debido a que la lavanda es tan suave, puede ser utilizada de forma segura para los niños. Una almohada o difusor con lavanda puede proporcionar un aroma suave, que ayudará a calmar a los niños que a menudo experimentan excitabilidad, así como para shock y trauma.

Un baño de noche con aceite con olor a lavanda promueve el sueño y reduce el estrés en los bebés, el aceite de baño de lavanda reduce el estrés y el llanto y mejora el sueño en los niños muy pequeños.

Un estudio examinó el efecto del aceite de baño con aroma a “lavanda” en niños muy pequeños de 1 semana a 4,5 meses y sus madres. El estudio clínico era para confirmar si ayuda a calmar a los bebés cuando están irritados o ayudar antes de acostarse. Se recogieron muestras de saliva de las madres y los niños; y las muestras se analizaron para ver los niveles de cortisol antes y 20 minutos después de la bañera.

Los niños en el grupo de aroma de lavanda lloraban menos y tuvieron  un profundo sueño tras el baño que los niños del grupo del baño no perfumado. Los niveles de cortisol es un marcador para las hormonas del estrés, en las madres disminuyó después de los baños con fragancia de lavanda (P <0,005), lo que indica disminución del nivel de estrés. Los niveles de cortisol de los recién nacidos disminuyeron después del baño en el grupo de aroma a lavanda.

En este estudio, el aceite de lavanda aumentó la relajación en madres y niños, como lo demuestra el cortisol disminuye, cambios de comportamiento, y aumenta el sueño infantil. Estos datos sugieren que los niños con problemas de irritabilidad y trastornos del sueño podrían ser calmados por este aroma y pueden experimentar un sueño más reparador.

jardines con lavanda

Propiedades antiespasmódicas

Actividad antiespasmódica del aceite de lavanda. Se realizaron estudios sobre los modos de acción del aceite esencial de lavanda. Se cree que es un relajante holístico que previene y elimina la formación de gas (anti flatulento), y evita los espasmos del colon (cólico). Además, la lavanda produce sedación después de la inhalación.

La espasmólisis puede estar directamente correlacionada con los componentes químicos en el aceite de lavanda. Altos porcentajes de alcoholes, aldehídos, ésteres, cetonas, y sesquiterpenos favorecen el efecto antiespasmódico. La lavanda tiene un 38% de linalol y 42% de acetato de linalilo, que favorecen espasmólisis. Llegan a la conclusión de que existe una fuerte indicación de que el aceite de lavanda o linalol, media la acción espasmolítica. Sin embargo, dicen que el mecanismo exacto no está claro. El modo de acción parece asemejarse al del aceite de menta. Se indica su utilidad en casos de molestias abdominales funcionales.

Propiedades antisépticas antiinflamatorias y cicatrizantes de la lavanda

Los beneficios del aceite esencial de lavanda tienen efectos antiinflamatorios, antifúngicos, cicatrizantes y efectos antibacterianos, incluyendo actividad frente a bacterias gram-negativas y gram-positivas, así como hongos patógenos.

Posee importantes propiedades anti-inflamatorias. Partiendo de que la lavanda reduce la “inflamación” emocional, no es de extrañar que el aceite de lavanda también pueda ayudar a reducir la inflamación física.

Dentro de los usos de la lavanda también se destaca como analgésico, anti-inflamatorio, antiséptico, cicatrizante y estimulador de la circulación. Muy utilizada en picaduras de insectos, en quemaduras reduce el enrojecimiento, estimula la curación y cicatrización. En pacientes que requieren analgésicos para aliviar el dolor postoperatorio. El masaje con aceite de lavanda, también puede ayudar a aliviar el dolor muscular y articular.

Existen varios estudios clínicos que valoran la eficacia de la lavanda como “una terapia adecuada en la episiotomía para cuidado de las heridas postparto.” Los resultados muestran que las mujeres que utilizaron baños de asiento de aceite de lavanda tenían una experiencia similar a las que usaron el antiséptico povidona yodada en el tratamiento posparto del dolor de la episiotomía, el edema y la prevención de la infección, aunque el aceite de lavanda fue más eficaz en el tratamiento de enrojecimiento.

Otras aplicaciones

Es una planta aromática, cuyas hojas surten efectos contra las polillas en roperos, y dan un suave aroma a la ropa. Exteriormente tiene aplicación, en decocción para baños relajantes y lavajes para heridas y problemas de piel. En forma de infusión, de 2 a 4 cucharadas en 1 litro de agua hirviendo, fortifica los nervios debilitados, es buena contra el mareo, calambres, dolores de cabeza. Impulsa la orina. Haciendo buches con lavanda hervida en vinagre, calma es dolor de muelas. En este caso, el agua caliente de espliego (3 cucharadas sobre medio litro de agua) mantenida en la boca durante un minuto, también calma el dolor. Las flores de lavanda puestas en vino son un buen remedio para los calambres. La planta de lavanda fresca, atada a la frente, quita el dolor de  cabeza. Cataplasmas calientes, con la planta hervida, calman los dolores reumáticos.

Referencias:
Lawless J. The Encyclopaedia of Essential Oils. Shaftesbury, Dorset, England: Element Books Ltd.; 1992.
Lis-Balchin, A and Hart, S. Studies on the Modes of Action of the Essential Oil of Lavender (Lavandula angustifolia P. Miller) Phytotherapy Research. 1999, Vol. 13:540-542.
Dale A, Cornwell S. The role of lavender oil in relieving perineal discomfort following childbirth: a blind randomized clinical trial. J Adv Nurs. Jan 1994;19(1):89-96.

 

(Visited 1 times, 1 visits today)
Opt In Image
Suscríbete a Nuestro Boletín y Recibe un Reporte Gratuito
INGRESA TUS DATOS

100% libre de SPAM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *