• Newsletter

Propiedades Medicinales del Castaño de Indias

propiedades medicinales del Castaño de Indias para várices y hemorroides

El Castaño de Indias en realidad no es una planta sino un árbol, y su nombre científico es Aesculus hippocastanum. Nativo de Bulgaria, Albania y Grecia, fue introducido en Europa occidental en los años sesenta, del siglo 20, y en los Estados Unidos y Latinoamérica en los setenta, del mismo siglo. Hippocastanum significa castaña para caballos, quizás porque su fruto se utilizaba como forraje para equinos. Actualmente es utilizado con mucha eficacia en el tratamiento de hemorroides y várices.

El Castaño de Indias es un árbol que puede llegar a alcanzar en torno a los 20 m de altura y, a lo ancho, casi se puede llegar a expandir a la misma medida. Sus hojas son muy grandes, de un bello color verde, sus flores son blancas y erectas, y van seguidas de frutos color marrón brillante, encerrados en erizos espinosos, de un fuerte verde, también brillante. Los frutos son castañas de 2 a 4 cm, pero no aptas para consumo humano.

En comparación con otras plantas medicinales con cientos años de uso, el Castaño de Indias se administra para várices desde hace muy poco. Fue un médico francés quien, en 1986, lo utilizó por primera vez para aliviar hemorroides (venas en la región anal) y várices.

Castaño de las Indias: Propiedades y Efectos terapéuticos

Las semillas de castaño de indias tienen efectos como tónico y descongestionante. La parte que se usa principalmente de este árbol son las semillas en distintas formas. También la corteza y ocasionalmente en la medicina popular las hojas de castaño de indias. Y estas semillas son antiinflamatorias, antiedematosas, flebotónicas y protectoras de la pared vascular (o venas) donde se gestan las várices. Pero básicamente tonifica las venas, por su riqueza en aesculina y aescina, dos componentes que tienen la capacidad de evitar la formación de edemas.

El uso de esta planta previene la formación de várices o reduce la inflamación de las mismas cuando estas se han formado, evitando, al mismo tiempo, las úlceras varicosas típicas que habitualmente aparecen. Todo ello hace que disminuya el dolor que estas producen. El castaño de indias resulta ideal como preventivo en numerosas situaciones que pueden desencadenar la aparición de estas anomalías.

Se suelen indicar los preparados de las semillas de castaño de indias en el tratamiento de las varicosis, hemorroides y la insuficiencia venosa crónica de las extremidades inferiores, así como sus manifestaciones funcionales como la pesadez, hinchazón, dolor, sensación de hormigueo y calambres nocturnos en las pantorrillas. También se emplea, principalmente la escina, en el tratamiento de hemorroides y el tratamiento de edemas, principalmente postquirúrgicos.

Existen 7 estudios clínicos realizados en un total de más 500 pacientes tratados con 600 mg/día de extractos de semilla de castaño de indias. En ellos se ha demostrado una mejora en los síntomas asociados a la insuficiencia venosa crónica, como es la reducción en el volumen de las piernas. En un estudio clínico con 240 pacientes con insuficiencia venosa crónica, tratados con extracto de castaño de indias (dosis diaria equivalente a 100 mg de escina) durante 12 semanas, se ha demostrado una reducción media del volumen de las piernas en unos 50 ml, que fue similar a la obtenida mediante tratamiento compresivo.

Los preparados de corteza de castaño de Indias son poco frecuentes. El principio activo mayoritario de la corteza, el esculósido o esculina, figura en diversas especialidades farmacéuticas antihemorrágicas, para el tratamiento de la insuficiencia circulatoria venosa y cerebral, generalmente asociado a otros compuestos como bromelaína, escina, ruscogenina o hesperidina metil-chalcona.

Dosis y forma de uso

Cremas. Agregar  50 gotas de tintura a una crema base neutra o gel, cada vez, y aplicar en la zona afectada.

Tintura. Tomar 40 a 60 gotas con un poco de agua, 3 veces al día.

Extracto seco.  Tomar cápsulas de 300 a 600 mg, al día.

Precauciones

En general  no se recomienda el Castaño de las Indias durante el embarazo y la lactancia tampoco ingerirlo en casos de insuficiencia hepática o renal, ni en lesiones de la mucosa gástrica. Si hay sobredosis del extracto de castaño de indias, se presentarán náuseas, vómitos, irritación gastrointestinal y prurito (o sea comezón y picazón).

No se recomienda el castaño de indias cuando hay tratamientos anticoagulantes, uso de penicilinas y medicamentos para diabetes. Los frutos verdes y las cáscaras verdes de los frutos (la corteza con espinas o pericardio) resultan tóxicos por su contenido en aescina, que es el principio activo del extracto de semilla de Castaño de Indias. Se han producido accidentes al utilizarse las flores y los brotes tiernos de castaño de las indias en tratamientos internos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Claudia L. Di Paola como responsable de esta web. La finalidad de la recogida de estos datos se realiza solamente para responder a tu comentario. Estos datos estarán almacenados en los servidores de Banahosting. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a info @ remediosconhierbas.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en mi política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.