Hamamelis y sus propiedades medicinales

hamamelis y sus propiedades medicinales

Su nombre científico es Hamamelis Virginiana. Las partes utilizadas del hamamelis son las hojas que son las que contienen los ingredientes activos que se utilizan con fines medicinales. Las hojas de hamamelis presentan propiedades astringentes, vasoconstrictoras, hemostáticas, vitamínicas y antimicrobianas.
También se emplea la corteza cuya composición química es bastante semejante a la de las hojas, y el agua destilada de ramas de hamamelis.

Sus propiedades son astringente, antimicrobiano, vasoconstrictor venoso, descongestionante pelviano, antihemorrágico, cicatrizante, antibacteriano urinario y genital (taninos), hemostático y con acción vitamínica P que actúa sobre la microcirculación (flavonoides).

Indicaciones y recomendaciones del Hamamelis

Uso externo: Por sus propiedades astringente y cicatrizante el hamamelis es muy utilizada para aliviar la piel irritada o dañada por eczemas, en caso de dermatitis, eritema, también para várices o moretones (hematomas). Por vía externa se aprueba el uso de los preparados de la hoja para el tratamiento de contusiones, torceduras, esguinces, lesiones cutáneas leves, inflamaciones locales de piel y mucosa, y alivio de los síntomas de dermatitis atópica.
Siendo el agua destilada de hamamelis óptima para la desinfección de heridas, descongestión de piel irritada. Se usa también en forma de colirios por sus propiedades astringentes y vasoconstrictoras, para descongestionar ojos cansados e irritados.
El Hamamelis se emplea mucho en cosmética en lociones y compresas para el tratamiento de seborrea y acné, así como también para las arrugas por su efecto tensor.

Uso interno: Tradicionalmente se emplea la hoja y con menos frecuencia la corteza, por vía interna, para el tratamiento sintomático de hemorroides, venas varicosas y sus manifestaciones funcionales, como piernas cansadas y dolorosas. Y los preparados de corteza para inflamaciones de la mucosa oral y tratamiento sintomático de la diarrea.
Se puede administrar el hamamelis en infusión o extracto vegetal en trastornos de la circulación y en afecciones venosas como várices, tratamiento de las hemorroides sanguinolentas, piernas pesadas, edemas, flebitis, metrorragias, síndrome premenstrual, congestiones uterinas, y también es ampliamente usada en problemas circulatorios y trastornos de la menopausia.

Dosis: Las formas más frecuentes de administración es la tintura, 30 gotas diluidas en agua, 3 veces por día, el extracto fluido 20 gotas diluidas en agua, 3 veces por día, la infusión hecha con 2 a 3 cucharaditas de las hojas de hamamelis en una taza de agua hirviendo y el polvo a razón de 0,5-1,5 g. al día.

Estudios clínicos han demostrado la eficacia del extracto de hojas de hamamelis, añadido a una crema aplicada dos veces al día, durante dos semanas, en personas con eczema o dermatitis. También se ha mostrado útil en la dermatitis del pañal. Asimismo la tintura y la infusión de hamamelis pueden utilizarse para hacer compresas y el extracto puede añadirse a una crema en caso de hemorroides, problemas de piel o moretones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Claudia L. Di Paola como responsable de esta web. La finalidad de la recogida de estos datos se realiza solamente para responder a tu comentario. Estos datos estarán almacenados en los servidores de Banahosting. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a info @ remediosconhierbas.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en mi política de privacidad.