Medicina Natural para el Síndrome de Fatiga Crónica

medicina natural para el síndrome de fatiga crónica

¿Estás sufriendo de agotamiento extremo inexplicable que dura más de seis meses y acompañado de otros síntomas como dolor de garganta, dolores musculares y articulares, falta de energía, a corto plazo la pérdida de memoria y dolor de cabeza? Hay una alta probabilidad de que se vea afectado por el síndrome de fatiga crónica (SFC). Los médicos aún tienen que descubrir la causa exacta del síndrome de fatiga crónica o SFC, pero se cree que una serie de factores contribuyen a desencadenar este trastorno debilitante. La inmunodeficiencia está en la cima de esta lista.

¿Qué es el síndrome de fatiga crónica?

El síndrome de fatiga crónica es una enfermedad clasificada por la OMS (Organización Mundial de la Salud) como una enfermedad neurológica, debido a inflamación en el sistema nervioso, debido a una respuesta defectuosa en el sistema inmunitario.
Puede afectar progresivamente al sistema inmunitario, el neurológico, y el endocrino, y causa  fatiga severa, fiebre, sueño no reparador, estres, dolor muscular y en las articulaciones.

El síntoma más frecuente es la sensación de haber contraído “una gripe que nunca se cura”. Incluso algunas personas manifiestan síntomas de estar intoxicados.
Los síntomas del síndrome de fatiga crónica son síntomas clásicos de las infecciones virales como la gripe. Y así como las infecciones virales no tienen cura, sin embargo, tampoco hay cura conocida para el síndrome de fatiga crónica. Sin embargo, hay muchas maneras de tratar los síntomas del síndrome de fatiga crónica y ayudar a aliviar el malestar y las enfermedades que el paciente sufre.

Los pacientes visitan una variedad de especialistas, terapeutas alternativos, prueban todo tipo de medicamentos, remedios, suplementos, hierbas, vitaminas, modifican su dieta,  pero obtienen poco resultado con algunas mejorías.
Dado que el síndrome de fatiga crónica es muy probablemente causado por infecciones virales, por lo que es importante mantener el sistema inmunológico fuerte.

El tratamiento convencional de la fatiga crónica puede incluir algunas o varias de las siguientes terapias:

Terapia cognitiva-conductual (TCC), Ejercicio físico liviano y gradual, Yoga, Alimentación saludable, Técnicas de relajación y reducción del estrés, Meditación, Técnicas de relajación muscular y masajes,  Medicamentos para tratar la ansiedad (ansiolíticos), Medicamentos para tratar la depresión (antidepresivos) y Medicamentos para reducir el dolor entre otros.
Pero algunos medicamentos pueden causar reacciones o efectos secundarios perjudicando aún más los síntomas originales de la enfermedad.

Los remedios herbarios son cada vez más populares a medida que más gente descubre los maravillosos efectos de la Medicina Natural en la promoción de la salud y la lucha contra diversos tipos de virus. Para la lucha contra el síndrome de fatiga crónica, se recomiendan los siguientes tratamientos y remedios naturales a base de hierbas medicinales.

5 Remedios naturales para el síndrome de fatiga crónica

Echinacea. Esta hierba medicinal de gran alcance previene que los patógenos tales como bacterias y los virus penetren en el cuerpo y causen varios trastornos. Básicamente, protege las células de las infecciones. La dosis recomendada es tomar entre quince y veinte gotas en forma líquida tres veces al día durante dos días. Esto es aproximadamente 300 a 325 mg tomados tres veces al día.

Astragalus. Una de las hierbas más eficaces para fortalecer el sistema inmunológico, el astrágalo estimula la producción de glóbulos blancos que ayudan a combatir y eliminar los agentes patógenos que han entrado en el cuerpo. El astrágalo es eficaz en el tratamiento de los resfríos y la gripe, pero no se debe administrar si la persona también está sufriendo de una fiebre. Dosis recomendada de astrágalo es 150-250 mg tres a cuatro veces al día.

Ginkgo Biloba. Esta hierba se conoce por mejorar la circulación y la función cerebral. Tomando el ginkgo biloba puede ayudar con la memoria y trastornos cognitivos que es uno de los síntomas asociados con el síndrome de fatiga crónica.

Ginseng Coreano. Utilizado durante mucho tiempo en oriente para aumentar la energía (y en ocasiones como un afrodisíaco), el Ginseng también fortalece el sistema inmunológico y combate las infecciones virales. También ayuda a aliviar los efectos nocivos del estrés. Sólo tiene que usarlo sin embargo, con precaución,  porque esta hierba es bastante potente. Si tiene presión arterial alta o enfermedades del corazón, no use el ginseng. Consulte a un herbolario en primer lugar si es sensible a los efectos de los estimulantes de cafeína y similares.

Raíz de regaliz. Esta hierba es conocida principalmente por su eficacia en el alivio de la tos y como expectorante. Pero el regaliz es también eficaz en purgar las toxinas del cuerpo. La raíz de regaliz también es compatible con el sistema endocrino. Sin embargo, no es recomendable tomar esta hierba medicinal durante más de siete días seguidos. Si tiene presión arterial alta, no tome la raíz de regaliz. Si planea usar el regaliz durante períodos prolongados, asegúrese de que también incrementa su consumo de alimentos ricos en potasio.

Como con todos los otros medicamentos, es importante utilizar dosis adecuadas, cuando se usan estos remedios con hierbas, para lograr los mejores efectos. También es mejor consultar a un médico y un herbolario para ayudar a identificar que hierbas funcionan mejor y la cantidad de la dosis que debe tomar.

 

Opt In Image
Suscríbete a Nuestro Boletín y Recibe un Reporte Gratuito
INGRESA TUS DATOS

100% libre de SPAM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *